Tiempo estimado de lectura:
05/06/2019

Uruguay recicla solo el 5% de sus residuos y entierra toneladas de gran valor

Día Mundial del Medio Ambiente. Ante baja tasa de reciclaje el gobierno apura la Ley de Gestión Integral de Residuos. Críticas de la industria y los recicladores

La Ley de Gestión de Envases no dio los resultados esperados. Foto: IM. 

Valentina Caredio / Sudestada / @valecaredio 

El oficialismo busca unir esfuerzos nacionales y departamentales para crear una reglamentación integral de residuos que combata el daño ambiental que el ser humano y su basura generan. Ya existe una Ley de Gestión de Envases y otra de Bolsas Plásticas, pero no son suficientes.

En Uruguay se recicla tan solo el 5 por ciento del total de los residuos que se generan, según datos brindados por Alejandro Nario, director de la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama). Solo en Montevideo, los hogares generan por día 1600 toneladas de basura, y llegan a las cuatro plantas de reciclaje el equivalente al 1 por ciento de las que se pueden recuperar “siendo optimistas” el 30 por ciento, de acuerdo al vicepresidente de la Unión de Clasificadores de Residuos Urbanos Sólidos (UCRUS), Carlos Gea.


La situación de los recicladores es "muy desastrosa", según el vicepresidente de Ucrus, Carlos Gea. Foto: IM. 

El 16 por ciento de la basura que se genera en el país es plástico (450 toneladas por día) y se recicla la décima parte. A su vez, de las 420 mil toneladas de plástico que entran al país por año (se estima que la cifra puede ser mayor porque otros productos entran sin ser declarados como tal, por ejemplo los artefactos electrónicos), 160 mil toneladas terminan en los vertederos, explicó Agustín Tassani, presidente del Centro Tecnológico de Plástico (CTPlas) a Sudestada.

El área de recolección de residuos se debía priorizar, según el director Nacional de Medio Ambiente Alejandro Nario, y, por este motivo, se creó un proyecto de ley de Gestión Integral de Residuos que se presentó en Cámara de Senadores a mediados de 2018. Hoy en día se está discutiendo en la comisión de medioambiente del Senado y 60 de los 80 artículos ya están aprobados.

El oficialismo lo incluyó dentro de las siete leyes que deberían ser aprobadas antes de que termine la legislatura y por ello lo está analizando de forma bicameral, de acuerdo a Daniel Garín, vicepresidente de la comisión. Esto se debe a que es una ley que requiere mucho trabajo y gran cantidad de recursos para su aplicación, por lo que se pretende que esté aprobada para que el próximo gobierno pueda incluirla en el presupuesto nacional.

La iniciativa proyecta trabajar en la recolección de residuos desde cuatro ejes: ambiental, económico, educativo-cultural y social.

El plan nace como una preocupación ambiental, “para reducir la cantidad de residuos, pensar en el reciclaje y en la valorización de los residuos”, explicó Garín a Sudestada. Pero también tiene un componente de desarrollo económico, que se propone crear una industria del reciclaje y el Fondo Nacional para la Gestión de Residuos (FONAGRES).

En cuanto a las dimensiones educativa y cultural, y la social, Garín dijo que “los vertederos son el soporte de una parte de la población que vive en extrema pobreza, que son los clasificadores. Muchas veces encuentran en los magros ingresos que les da la clasificación una forma de llevar adelante su vida, pero siempre lo hacen en el marco de la pobreza”.

Carlos Gea manifestó que la situación de los clasificadores actualmente “es muy desastrosa”, pero esperan que cambie si se aprueba el proyecto de ley. Si bien en Montevideo se pretende inaugurar una quinta planta, actualmente en las 4 en funcionamiento trabajan 124 personas “de los miles clasificadores que hay” en la capital. De todas formas, el vicepresidente de UCRUS manifestó que hay “dos aspectos positivos en la ley: pone atención a la recuperación de los residuos y en el trabajo de la clasificación”.


El hospital de los residuos: el reciclaje


Los contenedores para reciclar la basura aparecieron hace tiempo en Montevideo. Foto: IM. 

El reciclaje es la última opción a la hora de velar por el medioambiente, de acuerdo a Mariana Robano, directora técnica de ReAcción, una organización que trabaja en la sustentabilidad medioambiental. Junto a CEMPRE brindaron un taller para periodistas en el que explicaron que el reciclaje es el “hospital”, pero antes de llegar a ese punto se deben poner esfuerzos para reducir el consumo de esos materiales y también en reusarlos.

Es con esta mirada que buscan impulsar la economía circular, es decir, una economía que preserve y mejore los capitales naturales (que son recursos finitos), que optimice el uso de esos recursos y que fomente la eficacia del sistema.

El director de CTPlas, por su parte, explicó que la economía circular cambia el proceso en el que producimos y consumimos: “La economía circular implica pensar las cosas de esa forma y no lineal, como era antes”. Es decir ya no se debería crear, usar y tirar, sino que debería crearse, utilizarse y reinsertarse (y, si eso no es posible, reciclarse).

Tanto Nario como Garín creen que esta ley busca generar una economía circular de los residuos. El vicepresidente de la comisión de medioambiente considera que la Gestión Integral de Residuos terminará con el “uso y tiro”, para darle paso a la valorización de los productos a través de la reutilización, alargándole la vida útil o entrando en una cadena de reciclaje.

Garín lamentó que en la actualidad “estamos enterrando metales, plásticos, celulosa, madera, materia orgánica que podríamos reutilizar o que podrían ser materias primas para una industria del reciclaje”.

La necesidad de un cambio cultural


Los industriales se plantean incorrporar el concepto de "economía circular" para la gestión de los residuos. 

El sector empresarial e industrial, según el director de CEMPRE, ya ha comenzado a trabajar en el “enterramiento 0” y en la concepción de una economía circular y valorización del material durante su producción; incluso “varias de ellas han alcanzando tasas del 98 % de sus residuos destinados a otros fines que la disposición final”.

Paula Iharur, coordinadora general de CTPlas, consideró que el reciclaje posindustrial “está muy bien resuelto”, pero la deficiencia se encuentra en el posconsumo. “Ahí es donde está el gran desafío”, explicó.

Desde ReAcción, por su parte, manifestaron que cada ciudadano se debe hacer cargo de sus residuos. “No son las municipalidades, esos residuos los hice yo, soy responsable de mis bienes”, dijo Mariale Ariceta.

Eso implica que no solo debamos usar inteligentemente los materiales, sino también reciclarlos de forma responsable, trasladarlos y hasta, incluso, pagar para que no terminen en un vertedero.

Según Baraibar, los costos del reciclaje son altos “y el mercado no paga lo que cuesta reciclar. El precio para recuperar los materiales es de 4 a 100 pesos el kilo. Por tonelada hoy en día se rescatan 200 dólares, pero el costo de la operación puede ser de entre 3 y 4 mil dólares”.

“Es fundamental el cambio cultural y una mayor educación” en relación al reciclaje, explicó Nario. Pero la información y la comunicación tienen que ir de la mano “con políticas públicas que le den marco. Porque si yo entiendo que tengo que separar y después nadie pasa a juntarme selectivamente, podré entenderlo mucho pero no sirve de nada”.

Tu basura, tu responsabilidad


Los contenedores domiciliarios mejoraron la gestión de residuos en Canelones. Foto: IC. 

Canelones es el departamento con mejores números de reciclaje (le sigue Montevideo). Mientras que la tasa de reciclaje de los departamentos varía entre el 3 y el 5 por ciento, el departamento canario ha logrado llegar a casi el 6 por ciento. Esto se logró, según Leonardo Herou, director General de Gestión Ambiental de Canelones, a través de un plan de limpieza y recolección de residuos que incluye más de 10 programas.

Dos de los programas más revolucionarios fueron el de contenedores domiciliarios y el de clasificación domiciliaria: 125 mil familias cuentan con estos contenedores y 6 mil con contenedores de clasificación (el objetivo es llegar a 13 mil familias antes de que termine este período de gobierno). En el departamento ya no hay contenedores públicos salvo en los puntos turísticos y centros de la ciudad.

El plan “se creó en discusión con los vecinos”, explicó Herou a Sudestada, y eso permitió que tenga actualmente un 70 por ciento de aprobación. A su vez, en enero de 2019 se recuperaron 32 por ciento más de materiales que en enero de 2018.

Para un país que tiene poca historia en el manejo de los residuos y clasificación, “esto nos posiciona bien", consideró el funcionario. Sin embargo, admitió que se encuentran "lejos de lograr cifras como las que queremos. La aprobación de la Ley de Gestión Integral de Residuos va a ser un impulso”.

Sudestada es un medio 100% independiente y, con tu aporte, vamos a seguir contando las cosas que nadie te cuenta. ¡Soplá con nosotros! ¡Convertite en nuestro Aliado!
Aliados de Sudestada