Tiempo estimado de lectura:
02/11/2017

Uruguay destaca en Lava Jato por “aportar los estudios” que crean empresas fantasmas

 El juez brasileño, Joao Pedro Gebran Neto, recordó a los estudios De Posadas y Algorta y afirmó que “sin el periodismo investigativo el caso Lava Jato hubiera muerto”


El éxito de la investigación judicial por el caso Lava Jato “no hubiera sido posible sin el trabajo de los periodistas” latinoamericanos que aplicaron una “política de investigación” para desenmascarar las operaciones de corrupción. Estas palabras pertenecen al juez del Tribunal Regional Federal de la Cuarta Región de Brasil, Joao Pedro Gebran, que brindó el discurso de apertura de la Conferencia Latinoamericana de Periodismo de Investigación (Colpin) que se desarrolla en Buenos Aires.

Gebran Neto es el relator de los procesos del caso Lava Jato en el Tribunal Federal Regional de la 4ª Región de Brasil y fue el encargado de juzgar en segunda instancia este caso que sacudió la política brasileña y latinoamericana.
“Sin el periodismo investigativo el caso Lava Jato hubiera muerto”, subrayó el magistrado.

El juez resaltó que hubo un “cambio de paradigma” en la justicia brasileña, porque hasta la operación Lava Jato los tribunales entendían que para responsabilizar a los indagados era necesario “una prueba directa, concreta y material, de que alguien recibió dinero en especias o en el exterior, o que alguien guardaba dólares en su casa”.

“Esa prueba no existe, en ninguna parte del mundo existe esa prueba, porque en un crimen de corrupción hay sombras ocultas: nadie emite recibos, no es un crimen en el que exista una fotografía. Es un crimen cometido entre dos personas que generalmente llegan a un acuerdo en el que uno paga y el otro es el beneficiario”, explicó.

Dijo que por ello, se fortaleció el hecho de obtener prueba en los interrogatorios, donde el indagado llega a un acuerdo con la Fiscalía para contar cómo y con qué personas y empresas se realizó la maniobra: “La operación Lava Jato parece fácil de explicar, pero es difícil de probar”, aseveró durante su discurso.

En diálogo con Sudestada el juez destacó la importancia de Uruguay en el organigrama de Lava Jato porque “acumula los estudios” que “crean las empresas” fantasmas en Panamá y en otros países. Estas sociedades posibilitan las “maniobras de ocultamiento” del dinero que se paga por “coimas”, entre otros movimientos vinculados al delito, describió.

El magistrado recordó los casos del Estudio De Posadas y de Oscar Algorta, cuyas acciones fueron descritas en diversos artículos de Sudestada.

Según Gebran Neto, la peculiaridad del caso Lava Jato, de la corrupción de estos tiempos, implica una triangulación del dinero, que para llegar al sobornado y ocultar su origen pasa por distintas manos: “titulares de offshore, y de cuentas bancarias que están en distintos países, personas que pagan a cuartas personas” a través de este mecanismo de ocultamiento.