Tiempo estimado de lectura:
11/03/2019

El gobierno reflota vieja idea para frenar contaminación del río Negro

 El Poder Ejecutivo anunció que pondrá en marcha medidas para reducir la contaminación en la cuenca del Río Negro. Algo similar se anunció en el mandato de Mujica, sin éxito
El gobierno anunció que pondrá en ejecución un paquete de medidas de protección ambiental para que, en tres años, se reduzca la contaminación en toda la cuenca del Río Negro. Además, el ministro interino de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, Jorge Rucks, explicó que se firmará un decreto que posibilitará un trabajo similar al que se ha realizado en la cuenca del río Santa Lucía para atacar las fuentes de contaminación. 
 
“La iniciativa del Río Negro es una respuesta a un trabajo desarrollado desde el año 2009 con el relevamiento de la situación de la calidad de las aguas, que se fortaleció con la creación de comités de cuenca en consonancia con la política nacional de aguas”, señaló Rucks al finalizar el Consejo de Ministros.
 
El jerarca señaló que esta tarea se realizará “sobre cinco ejes temáticos y atenderá las fuentes de contaminación con procesos participativos mediante la Comisión de la Cuenca del Río Negro, que se instalará en una oficina en Rincón del Bonete”. En ese lugar, se instalará un equipo técnico especializado que comenzará a trabajar este miércoles 13.
 
“Cuando ingresa a Uruguay desde Brasil, ya llega con una carga importante por falta de saneamiento en algunas ciudades y luego existe un problema por la producción intensiva agropecuaria", dijo Rucks quien explicó que la situación del río es heterogénea.
 
Rucks señaló que serán tres años de trabajo y que el enfoque será similar al que se realiza en la cuenca del río Santa Lucía. El jerarca dijo que “se enfatizará en los aspectos que hacen a la educación, para mejorar el conocimiento de los factores que causan los problemas de contaminación, para mejorar el río entre todos”. También se incorporará tecnología en acuerdo con las universidades de la República y Tecnológica.
 
“Se atacarán las causas de la contaminación, para evitar que las cargas de nutrientes lleguen al río, con la generación de zonas buffer de protección de los cursos de agua”, afirmó. Habrá retiros para evitar que los agroquímicos de las plantaciones lleguen al río, así como vertidos industriales y aguas servidas, explicó el jerarca.
 
Rucks dijo que este trabajo se desarrolla en conjunto entre los ministerios de Ganadería, Agricultura y Pesca; Industria, Energía y Minería; y Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, con la Secretaría Nacional de Ambiente, Agua y Cambio Climático de Presidencia de la República.
 
El ministro interino destacó que la actividad de la empresa UPM estará comprendida en esta iniciativa y que el objetivo es que el comité de cuenca local se ponga al hombro el monitoreo de las medidas de protección del ambiente.

Una idea que lleva muchos años 

En setiembre de 2018 el presidente Tabaré Vázquez y sus ministros crearon un Comité ministerial de Coordinación Ejecutiva para hacerse cargo de la primera etapa de un plan de recuperación ambiental de la cuenca del río, llamada Iniciativa para el Río Negro, integrado por los ministerios de Medio Ambiente (MVOTMA), Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) e Industria, Energía y Minería (MIEM). 

Esta iniciativa fue asociada inmediatamente a los compromisos asumidos por el gobierno en el acuerdo firmado con UPM. No obstante, un grupo interministerial con la misma integración y similares objetivos fue creado por el Poder Ejecutivo hace ya siete años. 

El 24 de enero de 2011 el entonces presidente José Mujica y los ministros Graciela Muslera (Ambiente), Fernando Lorenzo (Economía), Luis Rosadilla (Defensa), Roberto Kreimerman (Industria y Energía)  y Tabaré Aguerre (Ganadería, Agricultura y Pesca), crearon el Grupo de Coordinación Interministerial (GCI) de la Cuenca Estratégica del Río Negro, con delegados de los ministerios de Medio Ambiente, Ganadería, Agricultura y Pesca e Industria, o sea, los mismos que integran el comité recién creado. 



Los cometidos de este grupo fueron rediseñar criterios y disponer mecanismos para "establecer políticas generales para una gestión equitativa, eficiente y sustentable de los recursos hídricos" y formular las bases para "la conformación de la Comisión de Cuenca del Río Negro".

El 22 de marzo de 2012 se constituyó el Consejo Regional de Recursos Hídricos para la Cuenca del río Uruguay, en cuyo territorio se cuentan al río Negro y sus afluentes. En la tercera sesión del Consejo, en setiembre de 2013, fueron aprobadas la Comisión de Cuenca del Río Tacuarembó y la del Sistema Acuífero Guaraní. En la quinta sesión, en octubre de 2014, se aprobó la Comisión de Cuenca del río Yí.

Sin embargo, la creación de esos organismos no ha permitido hasta hoy la concreción de un plan para la gestión del Río Negro cuya contaminación está documentada por la Dinama en registros que se vienen haciendo desde 2009. Los estudios de la Dinama no se han limitado a medir los indicadores, sino que también han realizado un diagnóstico y una evaluación de las causas de la contaminación.

"El Río Negro tiene una situación buena en casi todos los parámetros, salvo en los nutrientes (fósforo y nitrógeno)", explicó recientemente en una comisión parlamentaria el director de la Dinama, Alejandro Nario. "El origen es la concentración de actividades agrícolas y el uso de los paquetes tecnológicos en la producción agrícola", afirmó el viceministro del MVOTMA, Jorge Rucks, durante esa misma ocasión.

Las fuentes puntuales de contaminación del río Negro se encuentran perfectamente definidas, provienen de unos pocos establecimientos industriales y las aguas de uso doméstico de las poblaciones situadas en sus orillas. La conclusión lógica es que la calidad de las aguas del río está comprometida principalmente por los fertilizantes y plaguicidas utilizados en la forestación y las actividades agrícolas.

El MGAP actúa como un superministerio que hace prevalecer sus políticas productivas por encima de las políticas ambientales. El peso del MGAP influyó para quitarle poder vinculante a las comisiones de cuenca en la Política Nacional de Aguas. Inicialmente, el Plan Nacional de Aguas no incluyó la Ley de Riego y otros programas del MGAP. Al final los incorporó, pero dejó la ejecución a cargo de ese ministerio.

En este proceso, las comisiones de cuenca y acuíferos creadas a partir de la reforma constitucional del agua no cumplen sus objetivos e incluso son abandonadas por las organizaciones sociales que las integran. La gestión ambiental del Río Negro tiene similares carencias, por eso la anunciada Iniciativa parece un simple gesto formal, recreado por la necesidad de justificar la nueva planta de UPM. 
 
Sudestada es un medio 100% independiente y, con tu aporte, vamos a seguir contando las cosas que nadie te cuenta. ¡Soplá con nosotros! ¡Convertite en nuestro Aliado!
Aliados de Sudestada