Tiempo estimado de lectura:
04/05/2018

Lava Jato: juez pidió ampliación de información a Argentina sobre Corcho Rodríguez

El empresario argentino usó la sociedad uruguaya Sabrimol Trading para lavar 11 millones de dólares de coimas de Odebrecht para funcionarios del gobierno de Cristina Fernández. 


El Juez uruguayo especializado en Crimen Organizado, Pablo Benitez, pidió información aclaratoria a la Justicia argentina, que había solicitado la congelación de las cuentas y bienes del lobbista argentino Jorge “Corcho” Rodriguez.

Rodríguez es sospechoso de intermediar en el pago de coimas millonarias que la constructora brasileña Odebrecht admitió haber pagado al equipo del entonces ministro argentino Julio De Vido por el proyecto para soterrar el tren Sarmiento. Rodríguez usó la offshore uruguaya Sabrimol Trading para cobrar 11 millones de dólares provenientes de Odebrecht, lo cual generó el inicio de un expediente a pedido del entonces fiscal del Crimen Organizado Carlos Negro.

El exhorto, enviado desde el Juzgado argentino en lo Criminal y Correccional no7, a cargo del juez Sebastián Casanello, y recibido el pasado 19 de abril en la Justicia uruguaya, pedía bloquear cuentas a nombre de Rodríguez en el Banco Itaú, así como su chacra Rosa Amarilla, cercana a Punta del Este.

El juez uruguayo aceptó el pedido, aunque solicitó aclaraciones tanto a la Justicia argentina, como al banco y a la Dirección General de Registros, respecto a las propiedades y cuentas involucradas en el exhorto. Según fuentes judiciales, una vez que lleguen las aclaraciones el juez procederá a tramitar el bloqueo de cuentas y bienes.

Previamente, las autoridades uruguayas habían respondido, a un requerimiento previo enviado desde Buenos Aires, que Rodríguez operó cuentas en dólares y en euros en una sucursal del Banco Itaú en Montevideo.

El exhorto había sido enviado vía diplomática desde el Juzgado argentino en lo Criminal y Correccional No7, a cargo del juez Sebastián Casanello, y recibido en la Autoridad Central de Cooperación Jurídica Internacional el pasado 19 de abril, que lo remitió al Juzgado Penal Especializado en Crimen Organizado de 3er Turno a cargo de Benitez.

Ese exhorto solicitaba bloquear las cuentas a nombre de Rodríguez en el Banco Itaú, así como su chacra Rosa Amarilla, cercana a Punta del Este.

La constructora brasileña Odebrecht pagó coimas millonarias a funcionarios y jerarcas argentinos de los ministerios de Planificación Federal y de Transportes, así como de la empresa pública Agua y Saneamientos Argentinos (AYSA). A cambio obtuvo jugosos contratos para construir un sistema de potabilización en Parana y el Soterramiento del Ferrocarrill Sarmiento en Buenos Aires.

En el primer caso, el de AYSA, lo hizo utilizando al menos cinco empresas offshore que depositaron 11,2 millones de dólares en un banco panameño y otro de Antigua y Barbuda que, a su vez, trasegaron ese dinero a la SA uruguaya Sabrimol Trading. Esta sociedad fantasma funcionaba en Zonamérica, la zona franca de Montevideo, en el kilómetro 17.500 de ruta 8, según la documentación oficial que obtuvo Sudestada.

Esta empresa fue creada el 6 de diciembre de 2007 como una sociedad anónima con acciones al portador y con un capital inicial de 2,1 millones de pesos. En el Banco Central del Uruguay figuró al menos hasta 2013 como una sociedad anónima emisora de acciones al portador.

El empresario Jorge "Corcho" Rodríguez es el dueño de Sabrimol Trading SA, según confirmó el ex administrador de sus bienes en Uruguay, el abogado Carlos Dentone, al diario argentino La Nación.

Dentone, de 79 años ahora está jubilado y asegura que cerró el estudio contable y legal DMP, que integró con sus socios Molinolo y Pereyra, pero recuerda con precisión múltiples detalles de la operativa de Sabrimol Trading SA, que abrió en Zonamérica en diciembre de 2007 y cerró a fines de 2014.

(*) Este artículo es parte de las publicaciones de la Red de Investigaciones Periodísticas Estructuradas, integrada por periodistas de Armando.Info (Venezuela), LA NACION (Argentina), La Prensa (Panamá), Sudestada (Uruguay), Quinto Elemento Lab (México) e IDL-Reporteros (Perú).