Tiempo estimado de lectura:
05/05/2018

“Uruguay siempre operó como una pata en el mecanismo del lavado de dinero”

“Para nadie que trabaje en el sistema financiero uruguayo es una sorpresa” la detención de cuatro personas más por el caso Lava Jato, dijo el secretario nacional antilavado
La operación “Cambio Desligo” (o “Cambio y fuera”) que se realizó en forma simultánea en seis estados brasileños, en Paraguay y en Uruguay, culminó en Montevideo con la detención de dos uruguayos y dos brasileños.
 
Tal como informara Sudestada los detenidos son los uruguayos Francisco Muñoz Melgar de 36 años, quien vivió en Brasil y regresó a Uruguay en 1998, y Raúl Alberto Zóboli Pegazzano de 53 años, quien volvió al país en el 2003. Ambos tienen ciudadanía brasileña.
 
También detuvieron a los brasileños Jorge Davies Cellini de 59 años, nacido en Río de Janeiro y residente en Uruguay desde 2003, y su hermano Raúl Fernando Davies Cellini, de 48 años, nacido en Río de Janeiro y residente en Uruguay desde 2012.
 
Además de estos cuatro detenidos en Uruguay, hubo 13 presos en Rio de Janeiro, ocho en San Pablo, cinco en Rio Grande do Sul, dos en Minas Gerais y dos en el Distrito Federal. 
 
Todas estas personas formaban parte del esquema que había montado el líder de la organización criminal, el brasileño Darío Messer, a quien se le acusa de ser el principal responsable del lavado de 1.652 millones de dólares a través del más de tres mil empresas offshore en 52 países. 
 
Messer huyó de Brasil en 2003, debido a su vinculación con varios escándalos de corrupción, y se alojó en Paraguay, donde fue cobijado por el actual presidente Horacio Cartes, quien por ese entonces ya era un famoso y cuestionado empresario tabacalero.
 
Todos ellos tienen profusos antecedentes en materia de lavado de dinero tanto en Uruguay y Brasil, por lo que “para nadie que trabaje en el sistema financiero uruguayo esto es una sorpresa”, aseguró en radio El Espectador el director de la Secretaría Nacional Contra el Lavado de Activos y el Financiamiento del Terrorismo, Daniel Espinosa
 

Este funcionario fue quien investigó a estos individuos cuando se desempeñaba como director de la Unidad de Asesoría e Inteligencia Financiera del Banco Central del Uruguay, y recordó algunos de los antecedentes de los ahora detenidos.
 
Espinosa explicó que los hermanos Davies Cellini siempre estuvieron en la operativa de la sociedad de bolsa Interbaltic, que fue suspendida por el Banco Central del Uruguay y luego objeto de una denuncia penal debido al manejo irregular de los fondos del ex director de Petrobras Néstor Cerveró. 
 
El jerarca recordó que Zóboli Pegazzano y Muñoz Melgar aparecían en diferentes casos de lavado en Brasil, que implicaban montos mucho mayores a los 1.652 millones de dólares que se investigan en la operación “Cambio Desligo”.
 
Espinosa aseguró que "Raúl Alberto Zóboli Pegazzano tiene una vieja relación con el grupo Peirano, era uno de los ejecutivos del grupo" . Fue socio de Jorge Peirano Basso (representante del Grupo Velox) en Finambras, una empresa radicada en San Pablo dedicada al trasiego de dinero entre instituciones financieras (broker de cambios), títulos y valores inmobiliarios. 
 
Finambras fue la responsable de hacer circular por Uruguay el dinero ilegal del rey del “jogo do bicho”, Joao Arcanjo Ribeiro, un mafioso brasileño que se mantiene preso desde 2003. La plata de las apuestas ilegales era enviada al Boston Bank de Montevideo, por la empresa de Zoboli, Peirano y del también uruguayo Ricardo Sánchez Pagola.
 
"Uruguay por ciertas permisividades en su legislación siempre operó como una pata en el mecanismo del lavado de dinero", dijo el director nacional de la secretaría antilavado quien destacó la aprobación de la nueva ley integral contra el lavado de activos, la N° 19.574, ratificada por el Parlamento en diciembre de 2017.