Tiempo estimado de lectura:
25/07/2019

Joven de origen judío aparece junto a Guido Manini con una inscripción neonazi

Esteban Klein milita desde 2017 en “Dignidad Nacional”, la agrupación que hoy integra Cabildo Abierto

Guido Manini durante el acto de apertura de un nuevo local, junto a los jóvenes de "Dignidad Nacional". Foto Ricardo Antúnez, gentileza de La Diaria. 

El candidato de Cabildo Abierto, Guido Manini Ríos, volvió a enfrentar cuestionamientos este jueves luego de aparecer en una fotografía abrazado con un joven militante de su sector que lucía orgullosamente una remera negra con una inscripción utilizada en Alemania por los partidos neonazis y de extrema derecha.

Esteban Klein es el nombre del joven que apareció en la foto junto a otros militantes de Cabildo Abierto, que hasta hace poco tiempo formaban parte del grupo “Dignidad Nacional” del Partido Nacional.

Durante toda la jornada las redes sociales repudiaron la aparición de este símbolo de la extrema derecha alemana y recordaron la vinculación de sectores extremistas de los retirados militares con esta ideología durante y luego de la dictadura.

Sudestada pudo confirmar que Esteban Klein tenía un perfil en la red social Facebook que fue borrado en las últimas horas, y en la que aparecían varias imágenes reivindicando la ideología nazi. En su foto de perfil tenía una remera del club de fútbol Lazio, vinculado históricamente a sectores fascistas italianos.

Pero esta no fue la primera vez que se dejó fotografiar en un evento con una prenda neonazi. En 2017 aparece en el brindis de fin de año de la agrupación “Dignidad Nacional”, que en aquel momento integraba el Partido Nacional, con una camiseta del partido húngaro xenófobo y de ultraderecha Jobbik. Un partido cuyos líderes, entre otras cosas, han pedido hacer listas de judíos, han escupido sobre un recordatorio del holocausto y han organizado patrullas para “cazar inmigrantes”.


El dirigente de Cabildo Abierto Aldo Velázquez aparece a la derecha de la foto junto a Klein en 2017. 

En aquella foto Klein aparece junto a varios dirigentes de la agrupación, entre ellos Roel Bottari y Aldo Velázquez, quien ocupó el séptimo lugar en la lista a la Convención Nacional de Cabildo Abierto en las internas de junio. Además, Velázquez aparece el 8 de diciembre de 2018 como uno de los firmantes del Acta Fundacional del “Partido Movimiento Social Artiguista”, que luego devino en Cabildo Abierto. 

En un comunicado emitido en la tarde de este jueves 25, el partido de Manini intenta despegarse de su militante, asegurando que “pertenece a una agrupación de jóvenes provenientes de otro partido político, que recientemente han solicitado ser aceptados como adherentes a Cabildo Abierto”.  



Klein es un joven de 24 años, de origen judío, quien cursó al menos la secundaria en un colegio judío religioso y concurrió a un movimiento juvenil de ideología kibutziana (que promueven los kibutz en Israel) y a otro de ideología “judeo-progresista”. Fue descripto por quienes los conocieron como alguien “con problemas psiquiátricos y familiares” y “que llamaba la atención”.

Excompañeros suyos de clase consultados por Sudestada lo calificaron como “un tipo raro”, “sin un gramo de normalidad”, aunque “inofensivo”. “Aunque ahora ya no parece nada inofensivo”, agregó uno de ellos. Según contaron, de chico pudo haber sufrido bullying, pero en general era una persona bastante “payasesca”, con muchos cambios de personalidad: “un día le gustaba una cosa y a la siguiente otra”.

El significado de HKNKRZ



“Hakenkreuz” quiere decir “esvástica” en alemán, pero utilizar esa palabra está prohibido en Alemania porque se la considera como una reivindicación de la ideología nazi. Así es que sus seguidores le quitaron las vocales y confeccionaron una remera que simplemente dice “HKNKRZ”, con los colores negro, rojo y blanco de la bandera nazi, y que está a la venta de forma libre por aproximadamente 14 euros.

Vestimenta como esta es la que lucen los neonazis alemanes, que buscan dejar atrás la mala fama que se asocia con las camperas de cuero, las botas negras y las cabezas rapadas. Los sociólogos europeos bautizaron esta corriente como “nipsters”, una mezcla de nazis y “hispters”.

Una de estas prendas apareció el miércoles en la noche, durante la inauguración de un nuevo “cabildo”, como el excomandante en Jefe del Ejército le llama a los clubes que apoyan su candidatura, en Avenida Italia y Bulevar Batlle y Ordóñez. La foto tomada por el fotógrafo Ricardo Antúnez apareció en La Diaria de este jueves y generó de inmediato el repudio en redes sociales.

El Comité Central Israelita del Uruguay reaccionó de inmediato ante la publicación de la fotografía tomada en el acto de Guido Manini Ríos y emitió un comunicado en el que “expresa su más firme repudio por la aparición de simbología nazi fascista en un acto político de un Partido uruguayo”.

El comité, que reúne a 33 organizaciones de la comunidad judía en el país, declaró su rechazo a “toda demostración que retrotraiga a aquellas épocas de horror y muerte. Instamos a quienes corresponda, investigar lo ocurrido y tomar acciones frente a cualquier manifestación de corte antisemita”.

Manini y los inmigrantes



En abril, Guido Manini realizó declaraciones respecto a la inmigración que fueron condenadas por todos los partidos. En un acto en San Ramón, zona de Canelones donde trabaja una numerosa comunidad de inmigrantes cubanos, dijo que “no se puede permitir que haya desocupados uruguayos para darle mano de obra a los de afuera”, es decir, los inmigrantes, según citó el diario El Observador.

“No somos contrarios a que haya inmigrantes, pero aquí hay algo que es una injusticia. Le estamos dando beneficios a los inmigrantes que muchas veces no tienen los uruguayos. O porque están en negro o por alguna otra razón. Hay que darle prioridad al trabajador uruguayo”, agregó.

Los neonazis en la historia reciente de Uruguay

La existencia de grupos neonazis en el Uruguay no es nueva, pero la presencia de un militar retirado en el menú electoral parece haber hecho resurgir sus energías de aparecer públicamente.

En el año 2000 un denominado “Frente Nacional Revolucionario” publicó una proclama en la que llamaba a sus seguidores a lanzarse a la “lucha”. “Ciudadanos de nuestra nación, gobernantes, camaradas: llegó la hora de oponer nuestras ideas a la corrupción, a la sinarquía imperante fruto de los capitalistas que gobiernan el mundo, con sus multinacionales de judíos y masones y de sus aliados burgueses capitalistas. Es el momento de decir basta, basta de tanta pobreza, de tanta burla capitalista al hombre que trabaja mientras las arcas judías se llenan de dinero fruto del hambre de nuestros hijos”, decía la proclama.

En aquel entonces, el texto también aludía a José Artigas, como lo hace reiteradamente el candidato de Cabildo Abierto. “Lo exigimos por una auténtica, pura y sana nación artiguista en camino al cuarto Reich”, decía el texto en su último punto.

“Orgullo Skinhead” era otra pequeña célula neonazi que apareció a inicios de los años 2000, y que concretó ataques violentos que terminaron con el encarcelamiento de varios de sus militantes. La justicia consideró que se había violado el artículo 149 bis del Código Penal, que castiga el delito de “Incitación al odio, desprecio o violencia hacia determinadas
personas”.

El artículo dice textualmente: “El que públicamente o mediante cualquier medio apto para su difusión pública incitare al odio, al desprecio, o a cualquier forma de violencia moral o física contra una o más personas en razón del color de su piel, su raza, religión, origen nacional o étnico, orientación sexual o identidad sexual, será castigado con tres a dieciocho meses de prisión”.

En 2012 la Dirección General de Información e Inteligencia confirmó la existencia de grupos neonazis en el país y dijo que se investigaba su vinculación con militares retirados agrupados en el “Foro Libertad y Concordia”. El asunto fue investigado en el ámbito judicial por el juez José María Gómez y la fiscal Raquel González, sin que trascendieran los resultados.

En 2017 Inteligencia de la Policía detectó el funcionamiento de una célula neonazi luego de que protagonizaran hechos violentos en un local gastronómico. La policía detuvo a ocho personas y la Justicia pudo establecer que mantenían reuniones en las que realizaban rituales de honor a líderes de la Alemania nazi. Uno de ellos fue procesado por “violencia privada”.

En aquel momento el Ministerio del Interior informó que tras un allanamiento en la vivienda de uno de los miembros del grupo se incautaron “armas de fuego, estupefacientes y materiales y objetos referidos a la ideología nacionalsocialista (neonazi), tales como escudos, banderas, remeras con logos alusivos al nazismo, adhesivos, folletos y retratos de Hitler”.

En 1987, el neonazi Héctor Paladino, quien exhibió durante meses una bandera nazi en su casa, asesinó por la espalda al comerciante judío Simón Lazovski, y al funcionaro de canal 4, Delfino Sicco. Intentó también, sin éxito, matar a otras dos personas.

Sudestada es un medio 100% independiente y, con tu aporte, vamos a seguir contando las cosas que nadie te cuenta. ¡Soplá con nosotros! ¡Convertite en nuestro Aliado!
Aliados de Sudestada