Tiempo estimado de lectura:
20/10/2019

Quién es y qué propiedades tiene Ernesto Talvi

Su casa en Carrasco y sus comercios familiares. Su carrera como economista y su gestión en el gobierno del Partido Nacional. Sus opiniones en la previa a la crisis y su relación con los Peirano. 


Ernesto Talvi Pérez (62) es un exitoso economista doctorado en Chicago que busca recuperar al Partido Colorado. Se define como Batllista de Pepe, pero cita todo el tiempo a Jorge, lo cual genera resistencia y críticas en algunos colorados históricos. Es hijo de una familia de inmigrantes que encontró en el comercio su forma de sustento y progreso. Hoy vive en Carrasco y trata de despegarse de las historias que lo vinculan a la gestión económica de los 90 y a la familia de banqueros que provocó la crisis del 2002. Tiene un “temperamento vivo”, que le ha traído más de un problema en la campaña.

Anabella Aparicio / Sudestada / @anabelapa

Talvi en una línea




Sus propiedades



Su casa de la calle Potosí y Gabriel Otero tiene un valor catastral de unos 233 mil dólares (8.633.936 pesos uruguayos), según el “valor real” establecido por la Dirección Nacional de Catastro al año 2018.

El predio donde vive el candidato colorado tiene una extensión de 415 metros cuadrados, de los cuales 255 están edificados con dos viviendas (de 115 y 110 metros cuadrados), una cochera y una zona de cubierta. El valor de mercado de una casa de ese metraje en ese barrio es por lo menos del doble del valor de catastro.

La casa fue adquirida por el matrimonio en el año 2006 a Gabriela Acle, casada (con separación de bienes) con el abogado Juan Carlos González Lerena, por 137 mil dólares.

Si bien está ubicada a dos cuadras de Avenida Rivera y a otras dos de la Rambla República de México, en el barrio se percibe una tranquilidad y armonía que se conjuga con la cancha de tenis ubicada a pocos metros y la panadería y salón de té que está en la acera de enfrente. A pesar de la cercanía, Talvi nunca fue al local según dijeron a Sudestada. “Debe ser porque siempre viene (Juan) Sartori, él si viene seguido”, relató una de las encargadas del local.

Por otra parte, Talvi figura entre los herederos de una sucesión familiar que se abrió tras la muerte de su padre en el año 2015 y que incluye inmuebles ubicados en Piriápolis y Montevideo.

La ciudad balnearia fue donde sus padres se conocieron y donde su familia materna desempeñó parte de sus negocios. De allí heredó una fracción de una propiedad ubicada sobre la Rambla de los Argentinos y Jacinto Trápani. En esa cuadra había hasta hace cuatro años una sucursal de la tienda de ropa “Pérez”, empresa de sus tíos maternos que llevan ese apellido.


Tienda Pérez, propiedad de los tíos maternos de Talvi, en Montevideo y Piriápolis. 

Por otra parte en Montevideo recibió parte del inmueble ubicado en la Avenida 18 de julio esquina Javier Barrios Amorín. Allí, actualmente está ubicada la tienda de ropa que lleva el mismo nombre.

Sudestada pidió la declaración jurada del candidato pero desde el comando de campaña se informó que la entregarán “cuando corresponda y donde corresponda”.


Su familia

Emanuel Talvi y Susana Pérez con su hijo Ernesto. Foto: Talvi.uy

Susana Pérez llegó a Uruguay desde Cuba con cinco años junto a sus padres turcos de religión judía. A pesar de ser su país natal poco o nada recuerda de la isla. Por el contrario, Emanuel Talvi llegó ya siendo un hombre desde Macedonia. Huyó después de la Segunda Guerra Mundial, dejando la ciudad de Skopje y allí quedó el recuerdo de su familia también de origen judío, que murió en el holocausto.

Se conocieron en Piriápolis, ella era hija de comerciantes, “Los Pérez”, quienes en la década del 50 fundaron una tienda de ropa con sucursales en Montevideo y en el balneario del este. En ese rubro también se desempeñó Emanuel Talvi, quien hizo del comercio su medio de vida.

El 25 de agosto de 1956 ambos se casaron y fue así que nació Ernesto, el 10 de junio de 1957. Tres años después, su hermana Laura.

En Uruguay, su vida ha transcurrido entre los barrios Parque Batlle, Punta Gorda y Carrasco. Vivió sus primeros años en una casa ubicada en la calle Avenida Italia, luego se mudó a otra en la zona del entonces creciente balneario Punta Gorda en Montevideo. Allí creció. Fue primera generación del colegio Saint Andrews y después terminó sus estudios en el British School.

Posteriormente, se graduó como economista en la Universidad de la República, y trabajó en la instalación de una sucursal del banco Merryl Lynch (hoy Julius Baer) en Uruguay, oferta laboral que recibió con 23 años, tras una pasantía en Buenos Aires. Luego de cinco años dejó este trabajo, para irse a estudiar un doctorado en la Universidad de Chicago.

Como estudiante en Estados Unidos fue que conoció a quien hoy es su esposa, Isabel María Robledo del Prado, una madrileña que estudiaba lo mismo pero cursaba dos años más tarde. Antes de casarse, viajaron a Uruguay, él le presentó a sus padres y luego viajaron a España para conocer a sus suegros. En 1989 se casaron en el país europeo y volvieron a Chicago para que Talvi terminara su doctorado.


Talvi con su esposa Isabel Robledo. Foto: Semanario Hebreo. 

Robledo es también economista y se desempeña en el sector privado en Uruguay, pero poco se conoce de ella y no se muestra demasiado en público. Tras consultas realizadas por Sudestada, desde su comando de campaña informaron que Robledo no dará entrevistas porque no le gusta la exposición pública. Es por eso que no se la ha visto en actos políticos junto a su esposo y poco dice él sobre ella en entrevistas periodísticas, en las que explica que respeta su decisión.

Actualmente el matrimonio vive junto a su hijo Ignacio de 21 años, el más chico de los dos, que estudia Comunicación en la Universidad ORT.

Sus padres vivían en un residencial a pocas cuadras de su casa en el barrio Carrasco. Susana, de 92 años, hoy ve poco a su hijo en persona, pero lo encuentra todo el tiempo en la televisión y sonríe cuando aparece. Talvi la visita “cada tanto”, pero ella sabía que su hijo estaba “dando clases y trabajando”, dijeron allegados a Sudestada.

Emanuel Talvi falleció en 2015. Ernesto ha confesado que todavía lo extraña y recuerda que hablaba a las 10 de la noche todos los días con él, una costumbre que mantenía en las circunstancias más curiosas, según contó en el programa De Cerca. Emanuel se declaraba “Batllista, pero no colorado”.


Las tres eras de Talvi

Talvi en un acto de Ciudadanos. Foto: Talvi.uy. 

A pesar de sus raíces judías, Talvi se considera agnóstico y se declara como “liberal, progresista e internacionalista”, según afirmó en reiteradas presentaciones públicas.

Mientras su carta de presentación personal es su habilidad con la Economía, eligió como compañero de fórmula al profesor Robert Silva a fin de dar la imagen de que el economista y el educador son capaces de hacer la transformación productiva y educativa, según coinciden expertos.

Esto va unido a su obsesión por el “Pequeño país modelo”, (nombre de su programa de gobierno, que tomó de una frase de José Batlle y Ordóñez), que busca volver al prestigio que Uruguay tenía en los primeros años del siglo XX. Su otra obsesión son los 136 liceos gratuitos de administración privada, que funcionen como el Liceo Impulso, del cual es fundador.

“Aparece como Batllista de Jorge (Batlle, ex presidente de la República), de fuerte liberalismo económico. Toma como modelo a Chile, representante del liberalismo económico. Pero entre mayo y junio la gente lo vio como un batllista más clásico, más socialdemócrata”, expresó a Sudestada el politólogo y director de la consultora Factum, Óscar Bottinelli.

Por su parte, el politólogo Diego Luján, considera que Talvi mostró tres etapas en su estreno en la vida política y va en una línea similar a la de Bottinelli. “Entre marzo y junio estuvo muy orientado a emitir señales más de centro. Mover al Partido Colorado en una posición confortable del centro ideológico. Ese movimiento fue exitoso”, explicó.

Después de las internas las cosas cambiaron. “Ya proclamado candidato, toma una dirección un poco equivocada. Le dice que no a Pedro Bordaberry quien tenía intención de postularse y ahí emite una señal muy fuerte. Aunque pierde a un candidato muy bien posicionado”, agregó Luján.

Bottinelli coincide y considera que la situación con el senador líder de Vamos Uruguay, fue “un elemento desestabilizante”, para la fuerza colorada.

Por otra parte, la tercera etapa se observa tras su vuelta a la vida pública luego de ausentarse una semana por enfermedad. “Tardíamente dio más señales al electorado de derecha. Con tono muy confrontativo contra el gobierno, buscando diferenciarse incluso dentro de la oposición con el blanco Luis Lacalle Pou, y ahí creo que perdió un poco el perfil”, indicó Luján. El politólogo considera que así comenzó a perder la imagen que venía construyendo.

Este hecho generó preocupación dentro del Partido Colorado. El ex vicepresidente de la República Luis Hierro López, consideró que este fue uno de los “errores de campaña” que cometió Talvi. “Yo tuve casi una hernia de disco en el 99’ y andaba con los dolores de columna pero seguía. Y Julio (María Sanguinetti, expresidente), también tuvo situaciones similares. Pero son decisiones que toma cada uno sobre su salud”, indicó.


Los 90 y el fantasma del 2002


Talvi hablando como consultor independiente de la gestión económica del gobierno de Batlle en abril del año 2000. Gentileza: Canal 12. 

En 1997, con su reciente título de doctor en Economía, creó el Centro de Estudios de la Realidad Económica (Ceres), organización a la que renunció como director académico en 2018 cuando oficializó su candidatura a la presidencia.

Actualmente no figura en el consejo directivo de Ceres, que está integrado por Ricardo Peirano, director del diario El Observador; Rodolfo Merzario, empresario de bienes raíces; Álvaro Moré, presidente de Young & Rubicam Group; Rodolfo Oppenheimer, socio director de Insights Mentors y Prosperitas Capital Partners; Horacio Hughes, ex gerente general de OCA; y Luis Viana, director financiero de compañías forestales.

Talvi tiene otro vínculo con la familia Peirano: su escribana, María Nilda Ache Puñales. La profesional intervino en diversas transacciones de su familia tales como la compra de su actual casa en Carrasco y el proceso de sucesión de bienes tras el fallecimiento de su padre.

El nombre de Ache figura, además, en el acta donde se constituyeron miembros del directorio de la empresa Trade Commerce Bank (TCB), con sede en Islas Caimán, que fue utilizada por el grupo Peirano para transferir cientos de millones de dólares en 2002.

Según información publicada años atrás, el 17 de abril de 1989 Roberto Peirano Peirano, Marcelo Pestarino y se constituyeron como integrantes del directorio de la compañía. Ache fue quien labró el documento como escribana actuante.

Cuando se presentó oficialmente el sector Ciudadanos del Partido Colorado, entre los presentes se vio al ex banquero Dante Peirano y, junto a él reapareció el recuerdo de la crisis del año 2002, una de las mayores en la historia del país. Talvi aclaró que nada tiene que ver con Peirano y que concurrió, porque “era un evento abierto en el que podía concurrir cualquiera. Es un ciudadano libre que cumplió su pena de prisión”, dijo en entrevista con Del Sol FM.

De todas formas, resurgieron entonces diversas versiones sobre su participación en la crisis. Según el libro "Con los días contados", de Claudio Paolillo, en julio del 2002 el presidente Jorge Batlle se reunió con los ex presidentes Julio María Sanguinetti y Luis Alberto Lacalle. Allí aparentemente se mencionó a Talvi como posible sucesor del ministro de Economía de entonces, Alberto Bensión.

La noticia fue publicada poco después por el diario La República, pero Talvi aclaró luego que nunca recibió la oferta. Sin embargo, relató en diversas entrevistas que Batlle sí le ofreció el cargo de presidente del Banco Central, pero que prefirió no aceptarlo porque no contaba con el apoyo político necesario, en un momento tan complejo para el país.

Según consta también en el libro de Paolillo, como director de Ceres el domingo 21 de julio del 2002 Talvi le presentó a Batlle un plan de ayuda para el gobierno en la salida de la crisis y las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional. Hoja de ruta que al día siguiente Bensión llevó a Washington para negociar con el organismo monetario.

“Desconozco todo ofrecimiento o el plan de Ceres. Sé que Batlle tuvo alguna reunión con él pero no puedo confirmar eso”, dijo el ex ministro de Economía Isaac Alfie (2003-2005), consultado por Sudestada respecto al hecho.

En una línea similar se manifestó Carlos Steneri, quien en aquel entonces era agente financiero de Uruguay en Estados Unidos, y que fue uno de los negociadores clave en las maratónicas negociaciones con el Fondo Monetario Internacional en 2002, para lograr el préstamo y consensuar la salida de la crisis.

“Yo trabajaba directamente en contacto con Bensión, Alfie y Batlle. No había otras personas con las que hablábamos. Vivía en Washington y era algo muy confidencial en mi caso, manejado por pocas personas. Para nada hablé con Talvi o tuve información sobre un plan de ese tipo”, indicó el economista.

Por su parte, Raúl Batlle, hijo del ex presidente y quien en 2002 trabajaba para la sucursal del Banco de Londres en Uruguay, considera que no fue bueno que ese tema volviera a debatirse ahora en campaña. “No sabemos si esa charla fue así y en esos casos, cuando uno de los involucrados no está, es mejor guardarse esas cosas”, indicó a Sudestada.


Su trabajo para Lacalle


Talvi en una delegación del Banco Central que visitó la Comisión de Hacienda del Senado, en julio de 1993. 

En el año 1990 el gobierno de Luis Alberto Lacalle estaba en sus inicios. Talvi fue convocado por el presidente del Banco Central en aquel entonces, Ramón Díaz, e ingresó al organismo como Economista Jefe. También ocupó el cargo de director del Departamento de Política Económica del BCU.

Durante su trabajo en el BCU estuvo a cargo de las negociaciones entre Uruguay y el Fondo Monetario Internacional. En este período concretó dos Acuerdos Stand-By entre el el estado uruguayo y el organismo multilateral. El primero fue en 1990 por unos 70.152.000 dólares según la cotización de ese año, de los cuales se retiraron 6.660.000 dólares.


Talvi con Ramón Díaz, quien lo reclutó para su gestión en el BCU. en los 90. Foto: N. Garrido / El Observador.

Dos años después, un nuevo préstamo fue suscrito, esta vez por 37 millones de dólares, de los cuales se retiraron 11.821.500 dólares, según consta en los registros del FMI. Después de esto, fueron otros seis los préstamos solicitados al organismo, entre ellos el realizado durante la crisis del 2002. El último pedido de dinero se hizo en 2005.


Su rutina



Hasta poco tiempo antes de las elecciones internas de junio, Talvi acostumbraba a nadar 40 piletas diarias, el equivalente a dos quilómetros. Hoy va cuando la agenda se lo permite, pero no pierde la constancia. Se lo puede ver un sábado o un domingo en el Club Náutico, lugar al que va desde niño. “Es muy simpático, te mira a los ojos cuando te habla, muy transparente”, comentaron en el club deportivo algunas personas que lo conocen.

Le gusta vestir camisa y vaquero, sin importar el entorno que visite. Si bien las ferias barriales son lugares de visita muy comunes para los políticos, no es el caso de Talvi. El único registro gráfico de una recorrida como candidato a una feria en lo que va del 2019, fue en febrero en Villa Biarritz, día que realizó un acto en la zona.

“Siempre me lo imagino en un almuerzo o desayuno de ADM. Y es lógico que le pase eso a la gente porque públicamente es donde más se lo ha visto durante su vida pública”, dijo a Sudestada el psicólogo Federico Medina, autor del libro “Los candidatos al diván” y que se ha especializado en analizar a los presidenciables.

Durante los actos se lo puede ver muchas veces con la cabeza gacha. Esto es porque toma notas sin parar en gran parte de los lugares a los que asiste, sea con sus asesores o con sus rivales políticos. Y siempre tiene alguna hoja de apuntes antes de sus grandes oratorias. “Siempre que hay una reunión aparece con un cuaderno. Él dice que le permite memorizar mejor lo que se menciona y luego repasarlo si es necesario”, comentó Felipe Schipani, uno de los fundadores del sector Ciudadanos, liderado por Talvi.

Trata de dormir seis horas diarias, pero admite que es noctámbulo: siempre prefirió estudiar o trabajar entre las 23:00 horas y las 03:00 de la mañana, y considera que sus mejores ideas han venido a su mente mientras dormía. Se despertaba y las anotaba.

Es “muy temperamental” o de un “temperamento vivo”. Así lo define Ope Pasquet, dirigente de su sector. Esta es otra de las características que dejó entrever principalmente en los últimos meses de campaña, en su regreso a la actividad, interrumpida por una contractura, un pinzamiento en las cervicales y una neuropatía, que lo tuvieron varios días en reposo ya que el movimiento en vehículos o caminando, afectaba su salud.

Uno de los ejemplos de temperamento fuerte, fue un cruce al finalizar una entrevista televisiva. O su molestia por quedar fuera del debate entre los candidatos a la presidencia por el Frente Amplio, Daniel Martínez, y por el Partido Nacional, Luis Lacalle Pou, y su posterior reclamo a debatir con el ministro de Economía, Danilo Astori. Finalmente admitió que notó que “a la gente no le gusta” verlo enojado, y por eso pidió disculpas en una entrevista a Canal 10.

Desde el inicio de su campaña ha intentado mostrarse austero para ser acorde a su discurso y propuestas de gobierno. Su primera gira por el interior del país la hizo en ómnibus de transporte público. Luego tuvo que viajar en auto por temas de tiempo, según informaron desde el comando colorado.

Un productor rural puso a disposición de Talvi su avión privado para que lo utilizara cuando fuera necesario durante la campaña, pero él no lo aceptó.

“Yo soy el que te ofreció el avión. ¿Qué pasó?, ¿no te gusta volar?”, le dijo entre risas el hombre mientras lo abrazaba en la Expo Prado el pasado setiembre, cuando los candidatos a la Presidencia respondieron preguntas de las Cámaras Empresariales. “No. No es necesario”, respondió él con una sonrisa.

Archivos asociados al artículo
Cédula catastral de la casa de Ernesto Talvi en Montevideo
Cédula catastral de uno de los inmuebles de la familia Talvi-Pérez en Piriápolis.
Cédula catastral de uno de los inmuebles de la familia Talvi-Pérez en Piriápolis.
Cédula catastral de uno de los inmuebles de la familia Talvi en Montevideo.
Cédula catastral de uno de los inmuebles de la familia Talvi en Montevideo.
Cédula catastral de uno de los inmuebles de la familia Talvi en Montevideo.
Partida de nacimiento de Ernesto Talvi Pérez.
Aliados de Sudestada