Tiempo estimado de lectura:
25/11/2015

“Se desploma” en España la empresa que construirá el Antel Arena

Entrará en preacuerdo de acreedores con la banca: tiene un pasivo de 27 mil millones de euros y deudas que rozan los 9 mil millones.


La empresa multinacional Abengoa-Teyma, encargada de millonarias concesiones de obra pública en Uruguay como el Antel Arena o el Centro de Convenciones de Punta del Este, ingresará esta semana en el mayor preconcurso de acreedores de la historia de España. El conglomerado tiene un pasivo que supera los 27 mil millones de euros y una deuda financiera de 9 mil millones. En Uruguay la compañía tiene contratos de obra pública por más de 700 millones de dólares.

La crisis de la empresa se produce al fracasar un acuerdo de compra con el grupo español Gestamp, según informó este miércoles el diario El País de Madrid: “Abengoa tiembla. El grupo Gestamp ha paralizado la adquisición del 28% de la compañía al que se había comprometido al fracasar las negociaciones con la banca acreedora” a fin de lograr “la refinanciación de sus líneas de crédito. Ahora, el contrato queda roto y todo vuelve a la casilla de salida”.

Según el periódico español, la entrada del nuevo socio resultaba clave para que la empresa andaluza no entrara en concurso de acreedores, extremo que ahora se vuelve inevitable debido su crítica situación económica y financiera. Este anunció desató de inmediato una serie de consecuencias que afectan a la multinacional, como el rápido descenso del precio de sus acciones que sufrieron una baja del 70 por ciento de su valor.

Abengoa se desploma al volver a cotizar en Bolsa”, tituló este miércoles el diario ABC de España en base a la agencia de noticias EFE: “Las acciones clase B de Abengoa (las más líquidas y que cotizan en el Ibex 35) se desplomaban en torno al 70% tras volver al parqué, donde han vuelto a cotizar durante segundos antes de volver a quedar inhibidas ante la avalancha de peticiones de compra-venta”.

Abengoa había anunciado meses atrás la intención de lanzar una ampliación de capital por 650 millones de euros, para reducir su endeudamiento y acabar con las dudas sobre la solidez de la compañía que acumula una deuda bruta financiera que roza los 9 mil millones de euros un pasivo de 27.357 millones de euro, según un balance cerrado en setiembre.

El impacto en Uruguay


El 12 de junio la ministra Carolina Cosse y la intendenta saliente Ana Olivera recorrieron las obras que todavía no se habían detenido. Foto: Presidencia.

Abengoa y su filial en el Río de la Plata Teyma es una de las empresas constructoras más importantes y en la actualidad posee varios contratos de obra pública por cientos de millones de dólares que pueden verse afectados por la crisis.

El más notorio de ellos es el del Antel Arena, obra que fue suspendida por el actual gobierno de Tabaré Vázquez y que se reiniciará en enero de 2016 gracias a un fideicomiso, mediante una inversión que alcanzará los 67 millones de dólares, según anunció el presidente de la telefónica Andrés Tolosa en el programa “De diez a doce” de Radio Uruguay. Según el jerarca, las obras se culminarán a mediados de 2018.

Además del Antel Arena, a finales de agosto Abengoa-Teyma se había proclamado adjudicataria de la obra de saneamiento de Ciudad de la Costa para la empresa OSE por 13 millones de dólares. “Abengoa estará a cargo de la ejecución de las obras, suministros de materiales y equipos necesarios para la completa ejecución de los trabajos y otros servicios necesarios para la construcción del sistema de saneamiento de la denominada zona B3, de aproximadamente 244 ha, en Ciudad de la Costa. Esto implica la ejecución de 40,5 km de redes de saneamiento, incluyendo conexiones domiciliarias, y dos sistemas de bombeo”, decía el comunicado emitido por la compañía el 31 de agosto.

“El plazo de ejecución es de 24 meses y se prevé que las obras comiencen en el segundo semestre de 2015”, anunciaba el remitido.

Una semana antes la empresa había anunciado la firma de un contrato por 93 millones de dólares con el Estado uruguayo para la construcción de la nueva terminal portuaria ubicada en Capurro. “Este proyecto tiene como objetivo contar con un área exclusiva para el traslado y reembarco de productos pesqueros hacia los principales mercados internacionales y a su vez, descongestionar los muelles centrales del recinto portuario ante la creciente actividad”, informó la empresa.

En este emprendimiento Abengoa-Teyma posee la mitad de la participación en el consorcio que se adjudicó la obra y está a cargo de la “elaboración del proyecto ejecutivo y construcción de aproximadamente 1.000 metros de muelle para buques pesqueros industriales, con sus correspondientes obras de abrigo, atraque y defensa. Además, realizará el relleno de un área de 2,5 hectáreas, las obras de pavimentación, desagües, distribución de energía de agua potable y combustible, así como también, el dragado de la dársena correspondiente y su disposición final contra la rambla, en un área de hasta 20 hectáreas”.

El comunicado de la empresa anunció el inicio de los trabajos para el cuarto trimestre de 2015 con un plazo de nueve meses para la elaboración del proyecto y 30 meses para su ejecución, con el trabajo directo de 140 personas

Otro de los proyectos en los que la compañía multinacional está involucrada es la financiación del primer proyecto de participación público privada (PPP) a fin de construir, conservar y operar una nueva cárcel de 50 mil metros cuadrados en Montevideo. Este caso tiene características especiales porque para financiar la obra Abengoa logró la emisión de bonos “project finance” por 90 millones de dólares en el mercado de valores uruguayo.

La lista de emprendimientos de esta multinacional en el país no termina acá. También tiene proyectos eólicos a través de subsidiarias como Cadonal SA, dos de ellos ubicado en Talas de Maciel, en Flores. Para concretar el primer emprendimiento la compañía contó con la asistencia de la Corporación Andina de Fomento (CAF) y DNB Group por un total de 90,1 millones de dólares. El año pasado también inauguró el Parque Eólico Peralta en Tacuarembó, con una inversión de 150 millones de dólares.


Parque Eólico Peralta en Tacuarembó, con una inversión de 150 millones de dólares. Foto: Abengoa.

Para desarrollar el segundo proyecto ubicado en la misma localidad –que según la empresa la convirtió en el principal generador de energía eólica de Uruguay- se requirió una inversión de 127 millones de dólares a fin de concretar una concesión a 20 años.

En 2014 Abengoa-Teyma también se encargó la construcción de la planta de Bioetanol de Alcoholes del Uruguay (ALUR), con una inversión de 147 millones de dólares y se hizo adjudicataria de la licitación para construir el Centro de Convenciones y Recinto Ferial Punta del Este con una inversión de 26 millones de dólares, y la construcción de los nuevos edificios del hospital de las Fuerzas Armadas por un total de 6 millones de dólares.

Abengoa opera en el país hace 34 años, según datos de la misma empresa, y “ha desarrollado diversos proyectos significativos en los sectores eléctrico, hidráulico, industrial o civil”.
 
Sudestada es un medio 100% independiente y, con tu aporte, vamos a seguir contando las cosas que nadie te cuenta. ¡Soplá con nosotros! ¡Convertite en nuestro Aliado!
Aliados de Sudestada