Tiempo estimado de lectura:
19/11/2018

El gobierno espera información de la cancillería peruana para decidir sobre asilo

El presidente Tabaré Vázquez analizó con su gabinete el pedido del exmandatario peruano Alan García, quien permanece en la residencia del embajador Carlos Barros en Lima.


El expresidente peruano Alan García, que se encuentra en la residencia del embajador uruguayo Carlos Barros en Lima, pidió asilo diplomático y no político, aseguró este lunes el vicecanciller Ariel Bergamino luego de reunirse con el presidente Tabaré Vázquez.

El gobierno analizó la situación en la mañana del lunes, mientras los medios peruanos especulaban con las razones que llevaron a García (quien gobernó su país entre 1985 y 1990 y luego entre 2006 y 2011) a elegir Uruguay para solicitar amparo aduciendo ser víctima de una “persecución política”. Sus argumentos fueron expuestos en una carta de tres páginas que remitió a Vázquez el domingo. 

Bergamino dijo que García pidió “asilo diplomático” según lo establece la Convención de Caracas de 1954. Dicha Convención es un acuerdo entre los países integrantes de la Organización de Estados Americanos (OEA) que regula la concesión de asilo "en legaciones, navíos de guerra y campamentos o aeronaves militares, a personas perseguidas por motivos o delitos políticos". La Convención considera "legación es toda sede de misión diplomática ordinaria, la residencia de los jefes de misión y los locales habilitados por ellos para habitación de los asilados cuando el numero de éstos exceda de la capacidad normal de los edificios".

El artículo III de la Convención establece que "No es lícito conceder asilo a personas que al tiempo de solicitarlo se encuentren inculpadas o procesadas en forma ante tribunales ordinarios competentes y por delitos comunes, o estén condenadas por tales delitos y por dichos tribunales, sin haber cumplido las penas respectivas, ni a los desertores de fuerzas de tierra, mar y aire, salvo que los hechos que motivan la solicitud de asilo, cualquiera que sea el caso, revistan claramente carácter político".

Agrega que "Las personas comprendidas en el inciso anterior que de hecho penetraren en un lugar adecuado para servir de asilo deberán ser invitadas a retirarse o, según el caso, entregadas al gobierno local, que no podrá Juzgarlas por delitos políticos anteriores al momento de la entrega".

En su artículo V la Convención dispone que "El asilo no podrá ser concedido sino en casos de urgencia y por el tiempo estrictamente indispensable para que el asilado salga del país con las seguridades otorgadas por el gobierno del Estado territorial a fin de que no peligre su vida, su libertad o su integridad personal, o para que se ponga de otra manera en seguridad al asilado".

Más adelante, en el artículo XV, el acuerdo de Caracas regula la forma en la que un solicitante de asilo saldrá del Estado territorial (en este caso Perú) hacia el Estado asilante (Uruguay) o un tercero. "Cuando para el traslado de un asilado a otro país fuera necesario atravesar el territorio de un Estado Parte en esta Convención, el tránsito será autorizado por éste sin otro requisito que el de la exhibición, por vía diplomática, del respectivo salvoconducto visado y con la constancia de la calidad de asilado otorgada por la misión diplomática que acordó el asilo. En dicho tránsito, al asilado se le considerará bajo la protección del Estado asilante".

La Convención establece, asimismo, en su artículo XVII que "Efectuada la salida del asilado, el Estado asilante no está obligado a radicarlo en su territorio; pero no podrá devolverlo a su país de origen, sino cuando concurra voluntad expresa del asilado".

El vicecanciller uruguayo explicó que no hay un plazo para tomar una decisión y dijo que el gobierno aguarda en las próximas horas la llegada de la información sobre la situación procesal de García, según el compromiso asumido por el presidente Martín Vizcarra con su homólogo uruguayo.

“Evidentemente la información que puedan aportar tanto quien solicita el asilo como el estado territorial, en este caso Perú, serán tenidos en cuenta pero es una decisión que toma soberanamente Uruguay en sus más altas instancias de gobierno”, explicó Bergamino.

La Presidencia de la República informó este lunes sobre la comunicación telefónica mantenida el domingo entre los presidentes Martín Vizcarra y Tabaré Vázquez.

“En el día de ayer domingo 18 de noviembre de 2018 el Presidente de Perú Ing. Martín Vizcarra se comunicó telefónicamente con el Presidente de Uruguay Dr. Tabaré Vázquez a efectos de dialogar sobre la solicitud de pedido de asilo en Uruguay del expresidente de Perú Dr. Alan García.
En dicha conversación se acordó que el gobierno de Perú enviará, a la brevedad, información al respecto. Recibida la misma, el gobierno de Uruguay decidirá sobre la solicitud planteada. La tramitación correspondiente estará a cargo de ambas cancillerías”
, dice el comunicado oficial.

La noticia falsa del asilo concedido

En las últimas circularon en Lima diferentes versiones respecto a la concesión del asilo por parte del gobierno uruguayo, aunque era evidente que se trataba de una noticia falsa debido a dos errores notables: el autor de la farsa escribió mal el apellido del presidente uruguayo, firmando “Vasquez” en lugar de “Vázquez”, y también escribió de informa incorrecta el nombre del país, al que se refería como “República del Uruguay”.

A pesar de los errores hubo medios de aquel país que publicaron la noticia como verdadera, anunciando la decisión del gobierno uruguayo que en realidad todavía no se adoptó. 



Si soplás con nosotros, vamos a poder contarte las cosas que nadie te cuenta.
Aliados de Sudestada