Tiempo estimado de lectura:
24/09/2018

Homenaje a la primera protesta social contra la dictadura

Se inauguró un memorial que recuerda el ayuno realizado en agosto de 1983 por tres religiosos del Servicio Paz y Justicia y que culminó con una gran protesta en rechazo a la dictadura cívico-militar
Este memorial consiste en una placa de acero plegado de 2,20 metros de alto por 1,98 metros de largo y se extiende sobre un basamento de hormigón armado de cuatro metros de largo. Fue instalado frente a la vieja casona donde funcionaba el Servicio Paz y Justicia (SERPAJ), en avenida General Flores 4050 esquina Manuel Arrotea, en un predio lindero a la sede del Club Atlético Rentistas.
 
Esta obra fue realizada por el arquitecto Carlos López Quagliata y el plegado presenta tres curvas que representan a los tres protagonistas del ayuno de 1983: los sacerdotes católicos Luis "Perico" Pérez Aguirre y Jorge Osorio y el pastor Ademar Olivera, de la Iglesia Metodista.
 

El SERPAJ y la Red de Amigos de Luis Pérez Aguirre comenzó, hace algunos meses, las gestiones para lograr que este acto de resistencia popular contra la dictadura cívico-militar fuera recordada como un hito del pasado reciente. 
 
El ex intendente y ex ministro de Vivienda, Mariano Arana, fue quien inició las gestiones, a pedido del SERPAJ y de la Red de Amigos de Luis Pérez Aguirre ante la Comisión de Derechos Humanos de la Junta Departamental de Montevideo. Luego esas gestiones llegaron al Departamento de Desarrollo Urbano de la Intendencia de Montevideo desde donde se le encomendó la obra al arquitecto López Quagliata.
 

El 2 de agosto de 1982 la dictadura restableció una censura más rigurosa y prohibió todo tipo de actividad política. Después de haber contactado con el premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, quien se iba a encargar del apoyo internacional, el 11 de agosto de 1983 "Perico" Aguirre, junto al sacerdote Jorge Osorio y el pastor metodista Ademar Olivera iniciaron un ayuno para reclamar el restablecimiento del diálogo para iniciar el camino hacia una apertura democrática.
 
El 20 de agosto Pérez Esquivel fue detenido cuando ingresaba a Uruguay para hacer visitar a los ayunantes. La idea era que este ayuno finalizara el 25 de agosto, un día feriado donde se plantearía una jornada nacional de reflexión sobre las soluciones democráticas a los problemas del país. Ese día, los tres religiosos culminaron el ayuno y la población respondió: se produjo el primer "cacerolazo", la primera protesta social contra la dictadura.
 
Una semana después, el 31 de agosto, los militares clausuraron el SERPAJ y les incautaron todas sus pertenencias. De todas formas, los integrantes de esta organización continuaron trabajando en la clandestinidad y participaron en formar la Comisión Nacional de Derechos Humanos y en la denuncia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos por la muerte por torturas del médico Vladimir Roslik.