Tiempo estimado de lectura:
20/04/2017

Luis Almagro es la principal atracción de la reunión anual de la masonería regional

El secretario general de la OEA disertará mañana viernes 20 en II Asamblea Extraordinaria de la Confederación Masónica Interamericana. Hay representantes de 24 países, incluido Uruguay

El secretario general de la OEA Luis Almagro este jueves durante la reunión de la masonería interamericana. Foto: Twitter. 

Desde el miércoles 19 y hasta el sábado 22 de abril se realiza en Paraguay una cumbre para celebrar los 70 años de la Confederación Masónica Interamericana (CMI). La sede del encuentro es el edificio de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), que funciona en Luque, en las afueras de Asunción.

El secretario general de la OEA, el uruguayo Luis Almagro, es la principal atracción de los cuatro días de sesiones de los masones de 24 países. El diplomático disertará el viernes 20 sobre "los valores de la libertad en América Latina", dijo Edgar Sánchez, gran maestro de la Gran Logia Simbólica del Paraguay.

Por Uruguay participan los miembros de la Gran Logia de la Masonería del Uruguay. La CMI está integrada por las grandes logias masónicas latinoamericanas del "rito escocés antiguo y aceptado".

Almagro visita la capital paraguaya en medio de la conmoción política causada por el reciente asesinato de un militante del Partido Liberal Radical Auténtico a manos de un funcionario policial. El incidente se produjo luego de las protestas sociales realizadas contra una propuesta de enmienda constitucional para promover la reelección presidencial.

En este marco el secretario general de la OEA se reunió este jueves 20 con el canciller paraguayo Eladio Loizaga, a quien le trasmitió su satisfacción por el anuncio del presidente Horacio Cartes, quien el último fin de semana descartó que esté intentando postularse nuevamente en las elecciones del próximo año.

Según la información oficial entre los 500 participantes del encuentro habrá 55 grandes maestros de 77 grandes logias pertenecientes a la CMI, con representantes de países latinoamericanos y miembros de logias de Italia, Francia, Rumanía, España, Portugal y Estados Unidos.



El evento comenzó el miércoles 19 con la inauguración del nuevo Palacio Masónico en Asunción, una edificación en el centro de la ciudad del arquitecto paraguayo Solano Benítez que costó dos millones de dólares.

“Esta confederación que aglutina estas potencias se reúne anualmente, para intercambiar experiencias, opiniones o evaluar la situación país de cada uno de los miembros de la confederación”, dijo a la agencia española de noticias EFE Edgar Sánchez, gran maestro de la Gran Logia Simbólica del Paraguay.

Basándose en las presentaciones de todos los exponentes se elaborará un documento conjunto que se dará a conocer como la “Carta de Asunción”.

La nueva sede de la masonería paraguaya "servirá como un aporte cultural de la masonería porque tendrá un auditorio que podrá utilizarse para actividades diversas. Las puertas de ese templo están abiertas para cualquier actividad que se desee", comentó Sánchez.

El gran maestro de la masonería paraguaya denunció además que el gobierno de Venezuela impidió la salida del país de los miembros de la Gran Logia de la República de Venezuela que iban a participar de la cumbre.

Según Sánchez, el gobierno de Nicolás Maduro puso “todos los obstáculos” para impedir para que la delegación venezolana pudiera viajar al Paraguay desde el momento en el que se enteró que Almagro iba a tomar parte de la asamblea masónica.

La primera asamblea de la Confederación Masónica Interamericana fue el 14 de abril de 1947 luego de un acuerdo firmado entre los grandes masones de Argentina, Chile y Uruguay.