Tiempo estimado de lectura:
30/03/2017

Lava Jato: 15 años de cárcel para el exdiputado que asesoraba el estudio De Posadas

Eduardo Cunha fue hallado culpable de corrupción, lavado de dinero y evasión. El grupo de abogados uruguayo abrió cuentas en Suiza y administró el dinero del lavado


El expresidente de la Cámara de Diputados de Brasil, Eduardo Constantino da Cunha, fue condenado este jueves a 15 años y cuatro meses de prisión en el marco de la investigación judicial conocida como Lava Jato. El juez federal Sergio Moro le imputó los delitos de corrupción, lavado de dinero y evasión de divisas.

Cunha, del gobernante Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), fue el principal impulsor del juicio político que terminó con la destitución de Dilma Rousseff de la presidencia y el ascenso del vicepresidente Michel Temer. El exlegislador perdió su banca en setiembre de 2016 debido a las acusaciones, y fue enviado a prisión un mes después.

El extenso fallo de 109 páginas, al que accedió Sudestada, relata que Cunha cobró una coima de 1,5 millones de dólares gracias a su participación en las negociaciones que permitieron a la petrolera estatal Petrobras acceder a un yacimiento en la República de Benin a principios de 2011. Poco después la empresa se retiró del negocio al constatar que en ese sitio no había petróleo.

El dinero fue a parar a cuentas bancarias en Suiza que estaban a nombre de empresas “off shore”. Cunha usaba el dinero a través de tarjetas de crédito internacionales que tenían él y sus familiares directos.

Ese monto fue recibido en varias entregas, a través de varias empresas en diferentes cuentas bancarias. Algunas de esas transacciones se hicieron a través de una cuenta bancaria en Ginebra, en la sucursal del banco Merril Lynch (que luego cambió su denominación a Julius Baer), a nombre de la empresa Netherton Investments PTE Ltda, con sede en Singapur.

Quien abrió la cuenta en Ginebra a nombre de la offshore de Singapur fue el abogado Luis María Piñeyrúa Pittaluga, del estudio de abogados uruguayo Posadas, Posadas & Vecino, encabezado por el exministro de Economía Ignacio de Posadas.

Piñeyrúa Pittaluga fue el encargado de abrir la cuenta y luego quedó como uno de las firmas habilitadas a gestionar el dinero, junto con su titular (Cunha) y el argentino Jorge Haiek Reggiardo.

Según los datos aportados por el Ministerio Público y Fiscal, en los que se basó el juez Moro para condenar a Cunha, Piñeyrúa y Haiek firman los formularios de apertura de la cuenta en Montevideo el 3 de agosto de 2008, aunque fijan el domicilio en la sucursal del estudio Posadas & Vecino en Ginebra. Los dos quedan como representantes ante el banco de Eduardo Cunha, el verdadero titular de la cuenta.



En abril de 2016, cuando estalló el escándalo y la vinculación del estudio Posadas, Posadas & Vecino era sólo un trascendido de prensa, Montevideo Portal le preguntó a Ignacio de Posadas sobre su vinculación con este caso. El exministro de Economía fue parco pero contundente: “es un invento. Ya salió, ya está la Justicia suiza y la Justicia brasileña en eso. Nosotros no tenemos nada que ver, y yo menos, estoy retirado. El estudio sigue con mi nombre porque lleva el nombre de mi padre, pero eso ya está todo aclarado y no tuve ningún vínculo”.

"Nosotros no tenemos nada que ver, y yo menos", dijo el exministro, pero estaba mintiendo. Es que no solo su estudio está claramente involucrado según las pruebas aportadas por el Ministerio Público, sino que además existe un dato que resulta esclarecedor: en 2008, Ignacio de Posadas era director de Merril Lynch, Pierce Fenner & Smith Uruguay S.A., la sucursal uruguaya del banco que le abrió la cuenta a Cunha en Suiza.