Tiempo estimado de lectura:
27/03/2017

Efice comenzó a cercar zona contaminada con mercurio

La medida impuesta por la Dinama impedirá el acceso de personas y animales al bañado donde la empresa descargó sus efluentes por más de 30 años

Según constató Sudestada, recién en los últimos días se descargó algo de arena y pedregullo, se hicieron algunos pozos en ese lugar, y fue colocada una pequeña hilera de pilares de hormigón para construir el cerco. Foto: Sudestada.


Víctor L. Bacchetta


Un confuso comunicado de la Presidencia, el sábado último, afirmó que un análisis de la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama) “demostró que no existe riesgo para la salud humana debido al vertido de mercurio orgánico por parte de una planta de cloro en San José” y, al mismo tiempo, confirmó que “se identificó sí una zona con presencia de mercurio orgánico” (sic).

Si se confirmó la presencia de mercurio, no se puede afirmar que no existe riesgo para la salud humana, según lo ha declarado la Organización Mundial de la Salud (OMS). Por esta razón, justamente, la Dinama dispuso la construcción de un cerco que impida el acceso de personas y animales, peces incluidos, a tres hectáreas que forman parte de un humedal sobre la desembocadura del río Santa Lucia.

Según informara el director de la Dinama, Alejandro Nario, en la reunión convocada el 21 de febrero en Ciudad del Plata, esta es la primera medida resultante de los estudios realizados por sus técnicos, junto con especialistas japoneses, en el predio situado al sur de la Ruta 1, a la altura del quilómetro 25, frente a la planta industrial de Efice.

El mismo comunicado de la Presidencia sostiene, a continuación, que “a instancias de la Dinama, la empresa responsable cercó la zona para aislarla de la población”.

En la nota del 21 de marzo pasado en Sudestada, se informó que La empresa que produce cloro con mercurio elude su responsabilidad ambiental porque Efice venía dilatando la decisión de la Dinama de construir ese cerco desde junio de 2016, al punto que en enero el Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente le dio prácticamente un ultimátum.

A pesar de la versión oficial, que afirma que la zona fue cercada, según pudo constatar Sudestada recién en los últimos días se descargó algo de arena y pedregullo, se hicieron algunos pozos en ese lugar, y fue colocada una pequeña hilera de pilares de hormigón. Además, todavía no comenzó a colocarse la malla metálica, dando señales de haber comenzado a construir el cerco, por lo que todavía está lejos de finalizarlo.


Parte del cerco que la Dinama impuso a la empresa Efice. Al fondo se puede ver parte de la planta que produce cloro. Foto: Sudestada

Si finalmente esta medida preventiva se está poniendo en práctica, no puede dejar de celebrarse. Lo que resulta incomprensible, desde el ángulo de la información veraz que merece la población, es que se deformen tales circunstancias minimizando un problema grave y que se escondan las responsabilidades en el mismo.

Por otra parte, el cercado de esa zona es solo una de las medidas y no la de mayor importancia que precisan tomar todavía las autoridades y la empresa Efice cuando decidan cuándo y cómo será desmantelada la planta que sigue produciendo cloro y soda con mercurio hasta hoy y cuál será el destino final de sus desechos.


Hasta el fin de semana solo había cien metros de pilotes colocados y algunos pozos recién abiertos. Foto: Sudestada