Tiempo estimado de lectura:
30/07/2014

El PPS de Tabaré Vázquez sobre megaminería

El candidato del FA fue el único ausente en el debate en el Paraninfo de la Universidad: la mayoría rechazó el proyecto de Aratirí
La Mesa Redonda sobre Megaminería tuvo a seis candidatos presentes.
La ausencia de Tabaré Vázquez fue la noticia principal en el debate sobre minería de gran porte entre los candidatos presidenciales que se realizó anoche en el Paraninfo de la Universidad de la República, convocado por el movimiento Uruguay Libre de Megaminería.

Luis Lacalle Pou (Partido Nacional), César Vega (Partido Ecologista Radical Intransigente), Pedro Bordaberry (Partido Colorado), Rafael Fernández (Partido de los Trabajadores), Pablo Mieres (Partido Independiente) y Gonzalo Abella (Unidad Popular) fueron los seis oradores en un evento que no tuvo novedades en los contenidos de los discursos. El orden de las intervenciones se definió por sorteo; si hubiera asistido, el candidato del Frente Amplio hubiera sido el tercero en exponer.

La única voz disonante fue la de Mieres, quien defendió el acuerdo multipartidario sobre minería de gran porte que firmaron los cuatro partidos políticos con representación parlamentaria en 2012 y que fue la base para el proyecto de ley que se aprobó en el Poder Legislativo al año siguiente con votos frenteamplistas e independientes. El líder del PI también se mostró de acuerdo con el desarrollo de la minería metalífera en el país como mecanismo para impulsar el desarrollo y el crecimiento económico.

Los otros cinco postulantes, con matices ideológicos y programáticos, se manifestaron en contra del proyecto Aratirí y despertaron aplausos en varias ocasiones entre una asistencia mayoritariamente en contra del emprendimiento. Algunos hasta llegaron a insultar a Vázquez cuando se confirmó su ausencia, aunque durante la mayor parte del tiempo hubo un silencio respetuoso durante las intervenciones.

El PPS de Vázquez y los ataques al gobierno

En 2008, cuando algunos frenteamplistas impulsaban la reelección del entonces presidente Tabaré Vázquez, el mandatario acuñó una frase que quedaría en la memoria de la vida política reciente. Aseguró que cuando le preguntaran si estaba de acuerdo con renovar su mandato respondería con PPS: un profundo y prolongado silencio.

El hoy candidato presidencial del oficialismo volvió a realizar el mismo ejercicio de mutismo, pero esta vez ni siquiera se presentó en el lugar de la discusión para que pudieran preguntarle. La silla que debió ocupar Vázquez durante el debate permaneció vacía durante todo el evento y varios de los oradores hicieron alusión a la falta de voluntad de debatir del candidato del oficialismo. Los organizadores nunca aclararon si el ex presidente confirmó su asistencia y faltó sin aviso, si anunció que estaría ausente o si ni siquiera contestó a la convocatoria.

Más allá de la notoria deserción, la mayoría de los oradores centró sus argumentos en atacar la gestión del gobierno en este tema.

Lacalle Pou recordó que el asunto motivó una inédita interpelación simultánea a tres ministros en julio de 2012, criticó que el emprendimiento sólo durará nueve años y aportará 1.200 puestos de trabajo y cuestionó la “enorme indefensión” de los productores ante el avance del proyecto. Vega por su parte dijo que el gobierno le deja al país “un gran desastre” y enumeró los perjuicios ambientales que dejarán Aratirí, la planta regasificadora y el puerto de aguas profundas.

Por su lado, Bordaberry admitió que hay posibilidades de una “minería ambientalmente amigable” pero no en las condiciones en que se instalaría este proyecto. Dijo que se opone por cuatro razones: no hay plan de cierre, se le darán mil millones de dólares de beneficios tributarios a Aratirí, se pasan por arriba las directrices de ordenamiento territorial a escala regional, departamental y local, y existe una inexplicable confidencialidad sobre varios aspectos del proyecto.

A su turno, Fernández insistió en la convocatoria a un plebiscito constitucional para prohibir la megaminería metalífera a cielo abierto y criticó a Vázquez por no estar presente para defender “lo que hizo este gobierno y lo que va a hacer”. También criticó que la bancada oficialista en diputados impidiera la realización de un referéndum en Tacuarembó sobre la instalación del emprendimiento en ese departamento. Se decide depredar en beneficio de una empresa multinacional, afirmó, parafraseando un artículo del diputado socialista Vivian Trías escrito en 1962 luego de una huelga minera.

Después de Mieres (el único que defendió la posibilidad de desarrollar la minería de hierro de gran porte) Abella calificó la megaminería como “el saqueo voraz de nuestros recursos” y citó un informe del catedrático de Derecho y ex candidato presidencial nacionalista Juan Andrés Ramírez para asegurar que esta ley de minería de gran porte “hubiera sido impensable” en momentos de dignidad de los partidos tradicionales. “Esta ley con nombre y apellido es vergonzosa”, aseguró, porque implica “ponerse de rodilla ante las trasnacionales”.

Escuchá las seis intervenciones de los candidatos presidenciales.

Luis Lacalle Pou: “Enorme indefensión”



Cesar Vega: “Un gran desastre”



Pedro Bordaberry: “Cuatro razones en contra”



Rafael Fernández: “Espejitos de colores”



Pablo Mieres: “Una oportunidad”



Gonzalo Abella: “Un saqueo voraz”