Tiempo estimado de lectura:
20/05/2017

Mermot hizo una declaración “innecesaria, inadecuada pero no ilegal”

La Justicia absolvió al general (r) Raúl Mermot luego que la Fiscalía pidiera la condena con prisión por apología de la tortura. El fiscal apelará. Lee el fallo completo
La jueza penal Blanca Rieiro absolvió al excomandante en Jefe del Ejército Raúl Mermot, quien preside el Círculo Militar, luego que el fiscal Pablo Rivas solicitara su condena con prisión por 24 meses por apología de la tortura. El fallo de la jueza señala que las expresiones de Mermot “fueron infelices, impropias e inadecuadas pero no encuadran dentro del término apología de hechos pasados”.

El general retirado “no manifestó estar de acuerdo con la tortura, realizó una comparación que puede calificarse de innecesaria, inadecuada pero no ilegal”, sostiene la sentencia redactada por Rieiro que ya fue apelada por la Fiscalía. El fiscal Pablo Rivas presentará los fundamentos para apelar ante un tribunal de apelaciones en una audiencia, cuya fecha aún no fue fijada.

Para la jueza “el denunciado no ensalza, no realiza una manifestación subjetiva expresando estar de acuerdo con tales conductas aberrantes no se vislumbra la voluntad incondicionada de efectuar el tipo penal. No actuó con ánimo de difundir los lamentables y tristes hechos ocurridos en la dictadura militar”

La solicitud del fiscal surgió por una denuncia presentada por el diputado Luis Puig y Sandro Soba -hijo del militante desaparecido Adalberto Soba- por amenazas a la Justicia y por apología de la tortura. En declaraciones a la prensa, Mermot dijo que no se debía “confundir tortura con apremio físico”.

“Evidentemente que hubo excesos, pero me consta en lo personal de jamás haber estado en una sesión de tortura a nadie. No confundir tortura con apremio físico. Se puede dejar a una persona detenida un tiempo prudencial hasta que se canse y pueda hablar, pero eso es apremio físico”, dijo Mermot en una conferencia de prensa tras finalizar el acto del 14 de abril, del llamado “Día de los Caídos”.

La descripción de Mermot recordó los plantones, un mecanismo de tratamiento inhumano y degradante practicado en las unidades militares contra los detenidos durante la dictadura cívico-militar.



El militar también cuestionó el fallo judicial “infame” que culminó el procesamiento del también ex militar Rodolfo Álvarez, sobrino del fallecido dictador Gregorio Álvarez, por las torturas aplicadas contra el detenido Gerardo Riet, un dirigente del sindicato de la construcción, en 1980.

“Ahora, en estos días, acaban de reflotar algo y procesaron a Rodolfo Álvarez, que es sobrino del ex comandante en jefe Gregorio Álvarez, pero además es hijo de su hermano Artigas, a quien los tupamaros mataron cobardemente en la puerta de su casa frente a su pequeña hija, en el 72”, afirmó Mermot.

Por esa razón, Puig y Soba presentaron una denuncia penal que señala el militar retirado “emitió declaraciones públicas que son merecedoras, en nuestra opinión, de reproche penal. Varios medios de prensa las reprodujeron total o parcialmente, dándole a las palabras del general (r) Raúl Mermot la nota de hecho público y notorio”. 

Posteriormente, a tres días de la 22° Marcha del Silencio, por verdad y justicia sobre los desaparecidos, el fiscal Pablo Rivas pidió el procesamiento por apología del delito de quien fuera comandante en jefe del Ejército, en el gobierno de Luis Alberto Lacalle (1996 a 1998).

Durante la dictadura cívico-militar Mermot fue intendente interventor del departamento de Rivera. Luego fue jefe de Policía de Artigas y, sobre el final de la dictadura, se desempeñó como jefe de Policía de Montevideo en 1984.

En 2006 el gobierno argentino solicitó, sin éxito, a la Justicia uruguaya que ordenara su extradición por violaciones a los derechos humanos cometidas en el marco del Plan Cóndor, la coordinación represiva de las dictaduras del cono sur.

Siempre vinculado al Partido Colorado fundó la agrupación Identidad Oriental (Lista 811) junto con el entonces diputado colorado Daniel García Pintos, que apoyó la precandidatura de José Amorín Batlle para las elecciones internas de 2009

El fallo judicial completo